Especialista en ahorro energético para edificios

Vivienda solar junto al Cega

Publicado el 19 enero 2015 en la categoría Sistemas

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn14

Una vivienda unifamiliar híper eficiente

Hace algo más de un año publiqué un artículo sobre una vivienda pasiva en Asturias que había visitado, la vivienda EntreEncinas. Aquella vivienda buscaba limitar la demanda energética al mínimo posible, es decir la energía térmica que la vivienda necesita para mantener el confort. Se persigue consumir la menor cantidad de energía posible. Una consecuencia derivada de esta estrategia es que las instalaciones son muy sencillas, puesto que deben de combatir unas cargas térmicas muy leves. El resultado es una vivienda con un consumo muy bajo de energía final térmica y que procedía en un alto porcentaje de fuentes renovables, en concreto de una instalación solar.

Pero hay otras estrategias para alcanzar objetivos parecidos, como la que se ha utilizado en la vivienda solar que voy a describir en esta ocasión.

Vista de acceso a la vivienda

Se trata de una vivienda unifamiliar situada en un pueblo a las afueras de Valladolid junto al río Cega. El arquitecto que ha realizado el proyecto es Daniel Gómez-Valcárcel. Colaboro con él desde hace años y ya ha construido un buen número de viviendas de estas características con resultados, a mi parecer, muy destacables. Las instalaciones térmicas de la vivienda han sido diseñadas y ejecutadas por Cenit Solar, empresa especializada en renovables ubicada en Boecillo. Por mi parte, mi colaboración en este caso se redujo a la elaboración del certificado energético, lo que me permite enfocar mejor el artículo y contaros algunos datos interesantes.

A parte de ser una vivienda de cuidado diseño, luminosa y ubicada en un paraje precioso, es muy interesante desde el punto de vista energético y medioambiental por las instalaciones térmicas que se han utilizado. En este caso, frente al de la vivienda pasiva ya comentada, se persigue que los sistemas sean muy eficientes y que la energía final necesaria provenga en su totalidad de fuentes de energía renovables. En concreto se ha utilizado el aprovechamiento de la energía solar para calentar agua y la biomasa.

Comportamiento energético de la vivienda

La vivienda tenía unos niveles de aislamientos por encima de la media en la época en que se diseñó, con 8 cm en cubiertas, 10 cm en fachadas y 5cm en soleras y muros contra el terreno. Se utilizaron carpinterías y vidrios dobles con Planitherm S. La orientación de los huecos principales de la vivienda era sur y este, siendo de pequeño tamaño los de las orientaciones norte y oeste. Una buena barrera de chopos de ribera garantiza sombra a primera hora de las mañanas de verano y sin embargo buena insolación en invierno.

En este caso no se buscaba limitar la demanda energética de calefacción y refrigeración lo máximo posible. Se partía de una demanda resultante de utilizar un estándar medio-alto de aislamiento (con el que se obtiene un B en la calificación parcial de demandas), y se ponía énfasis en que la eficiencia de los sistemas fuese la más alta posible. En el cálculo de la calificación energética la vivienda se ha obtenido un consumo de energía primaria total (toda procedente de renovables) de 33,23 kWh/m2·año y una calificación energética A con un valor de emisiones muy bajo de 1,23 kgCO2/m2·año.

El consumo de energía primaria y emisiones de la vivienda de referencia de nueva construcción en esa zona (D2) es de 141,2 kWh/m2·año y de 31,7 kgCO2/m2·año. Comparando ambos podemos concluir que los resultados obtenidos con esta estrategia son muy interesantes.

Vista sur con cubierta de paneles solares

Instalaciones térmicas con fuentes renovables

El corazón térmico de las instalaciones de esta vivienda es el campo de colectores solares ubicados sobre la cubierta del cuerpo del garaje y de la sala de instalaciones. Está formado por 21 captadores modelo Cidsol HT, cuya particularidad que llama la atención, es que permiten la utilización de tuberías de aluminio en vez de cobre, implicando un ahorro económico interesante al ser las primeras mucho más baratas. La instalación solar cubría, según los cálculos del instalador, el 63% de la demanda conjunta de calefacción, ACS y piscina. Por servicios, en el caso de la demanda de ACS la cobertura solar era del 100%, la de la piscina el 68% y la de la calefacción el 54%.

En invierno los colectores solares abastecen con agua caliente a la vivienda para ser utilizada en los servicios de agua caliente sanitaria y de calefacción. Cuando la demanda no la cubren los paneles, entra en funcionamiento una caldera de biomasa automática para pellets. Ahora tenían instalada una Solar Focus Therminator II de 30 kW, pero su idea era sustituirla por un modelo que está desarrollado Cidaut. En la zona de instalaciones se ha construido un silo de obra para poder almacenar pellet a granel, con lo que se podía conseguir un buen precio por kWh al comprar grandes cantidades.

En verano, el agua caliente de los paneles se utiliza para el agua caliente sanitaria, calentar una piscina exterior prolongando la temporada un par de meses y como fuente en una máquina de absorción para refrigerar. La máquina de absorción SorTech se instalará si tras habitar la vivienda un verano se considera realmente su necesidad. Producirá agua fría para el suelo refrescante usando la energía térmica procedente de los paneles, nunca de la quema de biomasa. De este modo se obtiene frío gratuito utilizando la radiación solar que incide sobre la cubierta.

 

Local de instalaciones con acumulador solar, caldera de biomasa al fondo y silo de obra a la derecha

Local de instalaciones con acumulador solar, caldera de biomasa al fondo y silo de obra a la derecha

En este caso, y no como sucede habitualmente, el motor energético del proyecto es el campo solar. El resto de equipos de generación, la caldera de biomasa y la enfriadora por absorción, son realmente apoyos a los paneles cuando éstos no captan la energía necesaria. Muy reseñable me parece que el diseño volumétrico de la vivienda pone en valor el campo de colectores, gracias a la integración de la instalación que propone en las cubiertas. Según mi opinión es un buen diseño arquitectónico, porque no sólo no desprecia la instalación ocultándola como es habitual, si no que la pone en valor. Por eso me atrevo a calificar a esta casa como vivienda solar.

Otro post sobre el tema que te puede interesar:

 

Si te ha interesado el artículo ayudame a que Google se lo tome en serio con un tweet, un me gusta, una recomendación o un +1. ¡Mil gracias!

Comentarios

Aún no hay comentarios

  • El 30.03.2015 , Rentabilidad ha comentado:

    Y esto es eficiencia?
    Estoy seguro que si se hace un estudio de rentabilidad esta instalación NUNCA se amortiza.
    Si, el dueño tiene un Ferrari, es ostentoso… pero nunca rentable.

  • El 31.01.2015 , José Luis María ha comentado:

    Me encanta poder leer que se estan construyendo casas casi autosuficientes en materia de energía. Me pregunto si, al caer los precios del petroleo de calefación (unos 63 centimos aproximadamente, cuando en la misma fecha del año pasado llegaban a los 98 centimos) vale la pena cambiar la calderra de gasoleo por una caldera de biomasa automática para pellets;¿Sería rentable?.

    • El 03.02.2015 , Daniel Pascual ha comentado:

      Hola José Luis, pues evidentemente con los precios de hoy los retornos salen a mayor plazo como te estás imaginando. Es un buen respiro para los que tenga gasóleo instalado. Para que te hagas una idea, suponiendo una unifamiliar con una demanda de 12.500 kW/h·año, y dos instalaciones nuevas, una de biomasa con pellet normalizado y otra con gasóleo, con rendimientos estacionales iguales para no complicar el cálculo, con biomasa pagarías al año con los precios medios de hoy (sacados de Avebiom) unos 760 euros. Y con gasoil a 0,63 euros el litro unos 930 euros. Una diferencia escasa de 170 euros que como bien dices no deja en muy buen lugar a la biomasa si sólo tenemos en cuenta el precio del combustible, no la contaminación que genera. Con los precios de hace unos meses se ahorraban casi 700 euros al año, que sí que era una cantidad importante. Ahora bien, ¿cuánto van a durar los bajos precios del gasóleo?, ¿cuál será la tendencia una vez se estabilice de nuevo el mercado del pretróleo?. Lo lógico es pensar que volverán a niveles anteriores, pero cada vez me atrevo menos a pronosticar sobre este tema. Sigo pensando que la biomasa es una opción muy buena frente al gasóleo, por coste aunque hoy no lo sea, y sobre todo por que se trata de una fuente de energía mucho más limpia. Tu comentario me recuerda una reflexión que he leído reciéntemente en el estupendo libro Alta Tensíon (de varios autores, no recuerdo el que exponía la idea, lo siento): Al final lo más prudente y seguro es no estar a expensas de los mercados y depender de un combustible, sea el que sea. Proponía por tanto depender en lo máximo posible de fuentes propias como la fotovoltaica, la solar y la minieólica. Esperemos que el gobierno quite un poco del pastel a los grandes del sector eléctrico y se lo dé a la ciudadanía regunlando en condiciones justas el autoconsumo en un futuro próximo.

Deja tu comentario